Fortalecimiento de organizaciones comunitarias, como base de la sostenibilidad de mecanismos de compensación por servicios ecosistémicos hídricos (CSEH) en la Región Trifinio

Purificadora Las Balanzas gestionada por la Junta de Agua y Saneamiento (Honduras)

Purificadora Las Balanzas gestionada por la Junta de Agua y Saneamiento (Honduras)

Contexto

La Región Trifinio forma parte de una de las redes hídricas más importantes de América Central. A pesar de los esfuerzos movilizados en la Región, la deforestación, principalmente por el avance de la frontera agrícola, tienen un impacto sobre la disponibilidad del agua. Además, grandes extensiones de bosque se encuentran en propiedad privada. El modelo forestal, también conocido como de compensación por servicios ecosistémicos hídricos (CSEH), fue propuesto por la Comisión Trinacional del Plan Trifinio (CTPT), a través del Programa Bosques y Agua, como una alternativa para la conservación del bosque. El modelo se basa en acuerdos voluntarios de compensaciones concluidos entre los usuarios de los servicios ecosistémicos (demandantes) y los propietarios del bosque (oferentes). Por lo tanto se enfoca principalmente en fortalecer actores comunitarios a nivel de microcuenca para la negociación e implementación de tales acuerdos voluntarios. En cada una de las microcuencas piloto de implementación del modelo forestal se encontraron escenarios distintos. Globalmente se pueden destacar los siguientes aspectos: bajos niveles de organización, comunicación inadecuada, acciones aisladas más dirigidas a la administración, poco interés en la conservación del bosque y fuentes de agua, y poca valoración del recurso hídrico basada en un enfoque radical cultural, de la idea que el agua es gratuita, que viene de la naturaleza y no tiene costos.

Procedimiento

En todo el proceso, la metodología se enfocó en el fortalecimiento de capacidades tanto individuales sobre todo de líderes locales, como organizacionales y de vinculación en plataformas.

Cada una de las microcuencas piloto posee características especiales, que se han respetado y aprovechado para la implementación de mecanismos de compensación por servicios ecosistémicos hídricos (CSEH). En función del país además existen figuras y respaldos legales variados tomados en consideración en el proceso de fortalecimiento.

A continuación se describe brevemente la situación organizacional en las 3 microcuencas piloto.

En la microcuenca El Volcán (Guatemala)

Únicamente existía el Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE). Un Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE) es una estructura organizativa en Guatemala. Tiene por objeto que los miembros de una comunidad interesados en promover y llevar a cabo políticas participativas se reúnan para identificar y priorizar proyectos, planes y programas que beneficien a la misma. Un COCODE forma parte del Sistema de Consejos de Desarrollo que funciona a nivel nacional. El Sistema de Consejos de Desarrollo fue establecido legalmente en abril del 2002. Es fruto de los Acuerdos de Paz y cumple con uno de los compromisos establecidos en el Acuerdo sobre Aspectos Socioeconómicos y Situación Agraria. El COCODE se tomó de base para conformar las comisiones comunitarias de agua (CCA), inicialmente en tres comunidades. En asamblea general con toda la comunidad se acordó que dos miembros del COCODE formaran parte de la CCA, para mantener vínculos de coordinación.

En la microcuenca Marroquín (Honduras)

A través de talleres y asambleas comunitarias se apoyó la reestructuración de las Juntas Administradoras de Agua y Saneamiento (JAAS) que están a cargo del manejo de los sistemas de agua; en total 13 JAAS. Con acompañamiento institucional se propuso la conformación de la Asociación de Juntas Administradoras de Agua de la Microcuenca Marroquín (ASMAR).

En la microcuenca Las Balanzas (Honduras)
Se fortaleció la Junta Administradora de Agua Potable (JAAP) existente de la única comunidad involucrada en el proceso. Además se organizaron comités de apoyo, conforme su reglamento
interno. En el esquema se incluyeron centros educativos y un grupo de jóvenes, como futuros líderes.

La acción metodológica general para las tres microcuencas fue: generación de capacidades basada en planes de capacitación definidos conjuntamente con las organizaciones locales impulsando temas de valoración ecosistémica pero también de administración para fortalecer sus sistemas físicos de abastecimiento de agua.

En el proceso de definición, negociación e implementación de los mecanismos de CSEH, se facilitó la vinculación de las organizaciones locales conformadas y/o fortalecidas a otros actores como gobiernos locales, agencias forestales y la Comisión Trinacional del Plan Trifinio (CTPT) para la conformación de plataformas de monitoreo y seguimiento a los mecanismos CSEH.

Impacto

  • La Asociación de Juntas Administradoras de Agua de la Microcuenca Marroquín (ASMAR) en Honduras exitosamente realizó incidencia para que el casco urbano de Copán Ruinas contribuyera al Fondo Verde de la microcuenca. Además ha efectuado compras de tierras dedicadas a la conservación, y le da seguimiento a la consolidación del modelo forestal.
  • En Guatemala, después de haber encontrado la microcuenca El Volcán con casi cero organizaciones, se conformó y juramentó en la Contraloría de Cuentas de la Nación (CCN), el Comité de Administración de Fondo Verde, con representación de siete comunidades. El mismo Comité de Administración está incidiendo en el incremento del Fondo de la microcuenca con aporte del casco urbano de Esquipulas, municipalidad adyacente.
  • En la microcuenca Las Balanzas (Honduras), la comunidad cuenta con apoyo institucional y credibilidad de su proceso. Consiguió la construcción de una planta de purificación del agua, que provee directamente a los habitantes. La organización local se ha convertido en un modelo de conservación que está siendo replicado en otras microcuencas del departamento.

Lecciones aprendidas

  • Una organización local que realiza su autoanálisis, que hace ajustes o cambios positivos en su accionar, se compenetra de la importancia de los servicios ecosistémicos y expresa voluntad para compartir y establecer alianzas estratégicas con otras entidades. Se convierte en el centro que dinamiza y busca constantemente la sostenibilidad de los procesos de desarrollo sostenible.
  • La voluntad y el liderazgo comunitario alcanzado por los usuarios del agua ha sido soporte del modelo forestal. Demuestra que solo a través de la unidad y la visión común, se pueden lograr la valoración de los servicios ecosistémicos y la conservación del ecosistema en general.

Información general

Período de implementación
De 01/2012 hasta 12/2017
Experiencia realizada en el marco del proyecto

Clasificación

Países
  • Guatemala
  • Honduras
Áreas de trabajo
  • Bosques
  • Biodiversidad
    • Protección
  • Cuencas hidrográficas
    • Abastecimiento de agua
Temas transversales
  • Fortalecimiento de capacidades
  • Servicios ecosistémicos

Más información

Personas de referencia