El Fondo Verde como mecanismo de compensación por servicios ecosistémicos hídricos en la Región Trifinio

Reserva Ecológica Güisayote (Honduras)

Reserva Ecológica Güisayote (Honduras)

Contexto

Los mecanismos de compensación impulsados por el Programa Bosques y Agua en microcuenca piloto de la Región Trifinio, se constituyen como una opción metodológica para la valoración y conservación de los ecosistemas; principalmente el aseguramiento del abastecimiento del agua en cantidad y calidad. El principio del mecanismo consiste en inducir cambios en el concepto de valoración. En vez de “pago por servicios ambientales” se re-enfoca hacia la idea de “compensación por servicios ecosistémicos”, con prioridad en el agua. Esto propició que los usuarios del agua identifiquen el papel que juegan los pobladores de la parte alta de las microcuencas en la conservación del recurso hídrico y se decidieran reconocerlo.

Procedimiento

El Fondo Verde forma parte de los mecanismos de compensación por servicios ecosistémicos (CSEH) impulsado por el Programa Bosques y Agua en el marco del modelo forestal en tres microcuencas piloto. El Fondo Verde es alimentado por la compensación que viene desde los usuarios del agua.
Para su implementación se siguieron los pasos descritos a continuación.

  1. Se realizó una fase de negociación, para motivar a los propietarios del bosque a participar en la conservación de áreas prioritarias, a cambio de alguna compensación. Este proceso fue complejo. Por lo tanto, la estrategia fue iniciar con “los más convencidos o accesibles”. Las primeras compensaciones tomaron la forma de proyectos comunitarios de infraestructura, arreglo de carreteras, incentivos forestales y exoneración de impuestos. Las compensaciones fueron gestionadas por las organizaciones locales, y proporcionadas por municipalidades, mancomunidades y programas puntuales.
  2. Para promover el enfoque de compensación monetaria se analizaron aspectos como la viabilidad del mecanismo, fuentes de financiamiento, recursos existentes, costos, aspectos legales, institucionales, culturales y administrativos. Un paso adicional obligatorio para el establecimiento de fondos de conservación forestal fue la revisión y el ajuste de la tarifa por servicio de agua. Este consenso se logró con la realización de un taller de capacitación, que intencionalmente se tituló con la pregunta: “¿Una tarifa o una gaseosa?”. En ejercicios comparativos, se despertó la conciencia entre la comunidad que el pago por el agua es indispensable y necesario.
  3. Una vez el aporte consensuado entre los comunitarios, se realizaron los ajustes y aportes adicionales a la tarifa del agua, para la alimentación del “Fondo Verde”. Cada Fondo Verde es administrado en una cuenta especial. Las organizaciones locales (juntas o comisiones de agua) como representantes de las comunidades, son las entidades responsables de fijar las políticas y reglamentos para el uso del fondo y velar por el óptimo aprovechamiento de los recursos. En cada uno de los tres escenarios piloto, se inició desde lo local. Poco a poco el esquema planteó la inclusión de pequeñas ciudades o conglomerados de comunidades, que se benefician del mismo ecosistema. Aunque este modelo contemple un fondo de compensación, no pretende establecer un esquema de mera compensación monetaria a los proveedores de los servicios, sino más bien, que el fondo se convierta en un instrumento complementario, para que las estructuras de seguimiento (comunidades locales, asociados a instituciones del Estado entre otros según el caso) puedan adquirir insumos necesarios para cumplir acuerdos voluntarios de conservación. Como se puede observar, los montos en compensación monetaria desde los usuarios son relativamente bajos. Comparándolos con los ingresos que obtendría un productor usando el área para fines productivos, no son competitivos. Por lo tanto, son fortalecidos con aportes en especies por actores asociados como las municipalidades, agencias forestales, ONG y agentes de apoyo externos. Un actor adicional clave, para alimentar los fondos forestales de compensación, es la empresa privada. En los tres casos piloto se está incidiendo en su involucramiento y posible aporte.

Impacto

  • El Fondo Verde se constituyó en las 3 microcuencas piloto del Programa Bosques y Agua en la Región Trifinio. En los 3 casos es alimentado continuamente por un aporte definido conjuntamente por todas las comunidades en asamblea general. Se definieron aportes adicionales en la tarifa del agua, entre un 10% y 20% del costo total.
  • En la microcuenca Marroquín (Honduras), los actores locales lograron que el Fondo Verde de su microcuenca sea también alimentado por contribuciones de los habitantes del casco urbano (aprox. 20,000 familias más). Un aporte diferenciado aplica a las empresas turísticas como hoteles y restaurantes. En el caso de la microcuenca El Volcán (Guatemala), la Junta Directiva del Fondo Verde logró un acercamiento con la municipalidad en vista de una contribución por el casco urbano de Esquipulas.
  • La motivación, el empoderamiento y la apropiación sobre esta iniciativa, ha generado otros procesos: las propias comunidades organizadas impulsan acciones como: foros por el agua, incidencia en planificación institucional, divulgación en medios de comunicación, involucramiento de otros actores, que inciden positivamente en la inclusión de otros sectores e incrementan el Fondo Verde.

Lecciones aprendidas

  • El haber iniciado con pequeñas comunidades de escasos recursos, demostrando que el esquema también funciona en estas condiciones. El Fondo Verde sirve para que las alcaldías municipales puedan demostrar y concientizar a las poblaciones urbanas, que no están relacionadas día a día con el ecosistema.
  • En las experiencias muy locales y con comunidades en pobreza, la compensación que los usuarios están dispuestos a hacer no cubre las expectativas de los productores/propietarios del bosque aguas arriba (por ejemplo en la microcuenca Marroquín (Honduras): ingreso anual por cultivo de café en una hectárea USD 750.00, con precios promedios de 2011-2014. Compensación con fondos del Fondo Verde USD 22.00 por hectárea por año). Para controlar este riesgo, hay que considerar fuentes complementarias e innovadoras de compensación.

Información general

Período de implementación
De 01/2012 hasta 12/2017
Experiencia realizada en el marco del proyecto

Clasificación

Países
  • Guatemala
  • Honduras
Áreas de trabajo
  • Bosques
  • Cuencas hidrográficas
    • Abastecimiento de agua
    • Esquemas de conservación
Temas transversales
  • Servicios ecosistémicos

Más información

Personas de referencia