Consulta previa, libre e informada para concretizar la planificación del proyecto con las comunidades indígenas

Contexto

En mayo del 2012, se inició un proceso para identificar temas estratégicos en el marco del diseño del proyecto. Éste se desarrolló mediante un análisis conjunto con los diferentes actores claves vinculados a la gestión del territorio en ambos lados de la frontera. La misión de identificación del proyecto concluyó con la presentación de una propuesta, la cual fue aprobada en lo general por los principales actores representados en el taller final en junio del 2012 en Managua.

Uno de los acuerdos promovidos por los representantes de los pueblos indígenas  y afrodescendientes y aceptado por los representantes de los gobiernos y la cooperación técnica alemana fue que para continuar el diseño e implementación posterior del proyecto se realizaría un proceso de consulta previa a nivel de los territorios indígenas y afrohondureños; tomando como referencias para ello la declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo OIT y el principio de corresponsabilidad.

Procedimiento

El primer paso consistió en definir el concepto de la consulta. Para tal fin se analizaron otras experiencias en la región de América Latina y la propuesta del Protocolo de Consulta Biocultural de MASTA (organización indígena de Pueblo Miskitu en Honduras). Se realizaron entrevistas con actores claves relacionados con pueblos indígenas y talleres con Gobiernos Territoriales Indígenas (GTI) en Nicaragua y Federaciones de los pueblos Indígenas y afrohondureños en Honduras para diseñar la consulta.

Como resultado de este proceso se decidió realizar en Nicaragua una asamblea en cada uno de los siete territorios indígenas de la zona núcleo de la RBB. En Honduras se realizaron asambleas en diferentes comunidades de la zona de asentamiento de los cuatro pueblos indígenas: Miskitu (cinco asambleas locales y una general), Pech (tres asambleas locales y una general), Garífuna (tres asambleas locales y una general) y Tawahka (dos asambleas locales y una general).

En las asambleas territoriales de consulta participaron representantes de todas las comunidades que conforman el territorio, autoridades comunales y líderes tradicionales. En cada territorio participaron entre 100 y 150 representantes. En las Asambleas se presentó la oferta del proyecto para que los participantes analizaran y aprobaran la ejecución del proyecto en sus comunidades. Los respectivos documentos ya habían sido enviados con anticipación en español y lengua materna respectiva. Una vez aprobada la ejecución, se conformaron grupos de trabajo para analizar y realizar propuestas/temas de interés en el contexto de los tres ejes temáticos del proyecto. También se abordaron los indicadores del buen vivir en el territorio.

La consulta con todas las preguntas y comentarios duraba alrededor de un día de trabajo; en muchos casos fue necesario tener un espacio de otro día más para trabajar con mayor detalle las iniciativas por comunidades. Después de los talleres eran necesarias parcialmente hasta tres sesiones para lograr la priorización de los potenciales campos de acción.

Todo el proceso de consulta se desarrolló entre junio del 2013 y junio del 2014.  El largo período se debe a que el proceso de planificación fue suspendido en Nicaragua por notificación del Ministerio de Relaciones Exteriores MINREX a la Embajada de Alemania.

Los costos ascendieron a EUR 262.106 (4.4%  del presupuesto total del proyecto), lo que incluye la logística y movilización de las 2,000 personas que asistieron a los talleres y los honorarios y viáticos de consultores externos para el diseño y la facilitación, siempre y cuando fueron necesarios. Al incluir  los sueldos del personal GIZ de proyectos antecesores que apoyaba todo el proceso, los costos subirían a casi el 5 %.

Impacto

En el marco del amplio proceso de consultas, en Nicaragua fueron consultadas 755 mujeres y hombres en las siete asambleas comunitarias, en su calidad de líderes y autoridades comunales. En Honduras participaron más de 1,374 personas en las 13 asambleas a nivel de comunidades y las cuatro asambleas generales a nivel de pueblo.

En todas las asambleas se obtuvo la aprobación para ejecutar el proyecto. Aprobación significa que el Proyecto podría ser ejecutado siempre y cuando existieran mecanismos de evaluación y coordinación con las estructuras tradicionales de los pueblos indígenas y que se informara a los pueblos indígenas sobre los avances.

En cada territorio y en mutuo acuerdo entre los indígenas y la GIZ, se generó además una amplia lista de temas que desearían atender con apoyo externo, que trascendieron el ámbito y competencia del Proyecto. Se obtuvo un listado de 335 temas en total, de los cuales se clasificaron 191 temas (101 para Nicaragua y 90 para Honduras, con coincidencias parciales) como elegibles en el marco de los tres ejes temáticos del proyecto. Los otros temas sirvieron para facilitar la gestión de los gobiernos/federaciones indígenas ante el gobierno central y otros donantes.

La realización de las consultas y de los siguientes eventos de planificación sobre la base de los resultados obtenidos en ellas, creó  una sólida base de confianza entre el Proyecto de la cooperación alemana y los pueblos indígenas y afrohondureños. En Honduras la confianza se ha fortalecido, en Nicaragua, después de las consultas, se perdió la relación directa con los pueblos indígenas debido a la decisión del gobierno de ser el único canal de comunicación y gestión con sus gobiernos territoriales.

En Honduras, las demandas planteadas en los temas de gobernanza ambiental en áreas protegidas son la base de los procesos de concertación entre el ICF (autoridad nacional) y las federaciones indígenas y afrohondureñas, para el manejo compartido en las áreas protegidas en el marco de la ejecución del Proyecto Binacional GIZ.

Lecciones aprendidas

Para desarrollar un proceso de consulta, se debe de establecer entre las partes un proceso previo de negociación sobre el método de consulta.

Consultar fue una demanda clara y legítima de los representantes indígenas y afrohondureños durante el estudio de factibilidad del Proyecto Binacional. El principio del Consentimiento previo, libre e informado, según el estado de debate internacional, tiene el objetivo de evitar impactos negativos sobre pueblos indígenas como p.ej. la reubicación de población o la pérdida del patrimonio cultural. En caso de proyectos cuya naturaleza consiste en la ayuda para la autoayuda es importante informar a las comunidades sobre el proyecto, buscar su aprobación y negociar las condiciones para la gestión. Sin embargo, una consulta a nivel de base de comunidades requiere de un esfuerzo en tiempo y recursos que para proyectos pequeños parece cuestionable.

Indudablemente el proceso de consulta y el proceso de planificación sobre la base de sus resultados ha creado un ambiente de confianza importante para lograr resultados en el marco del proyecto.

Los pueblos indígenas pertenecen a los grupos poblacionales más vulnerables y tienen muchas necesidades tanto en temas políticos, sociales como económicos. Por tal razón hay que tener cuidado de no crear expectativas que luego no pueden ser satisfechas en el marco de un proyecto. En vez de recopilar todas las necesidades se debe utilizar metodologías que permiten enfocar las propuestas en el marco financiero y técnico que ofrece el proyecto. Un enfoque que ha facilitado la priorización de las necesidades ha sido el enfoque M4P (“markets for poor”: hacer que los mercados funcionen para los pobres). Se trata de un enfoque sistémico, que toma en cuenta no solamente una cadena productiva — desde su inicio hasta la llegada al mercado —, sino también los servicios de apoyo, las reglas y los diferentes actores presentes y que permite de manera sencilla la agregación de los temas mencionadas en la consulta.

Información general

Período de implementación
04/2017
Experiencia realizada en el marco del proyecto

Clasificación

Países
  • Honduras
  • Nicaragua
Áreas de trabajo
  • Biodiversidad
  • Bosques
Temas transversales
  • Comunicación
  • Áreas protegidas

Más información

Personas de referencia